• Ciencia

La científica guatemalteca que con robots ayuda a caminar a niños

  • Por Fredy Hernández
20 de julio de 2019, 06:07
La doctora Marie André Destarac trabaja actualmente en el laboratorio donde se desarrollan estos aparatos innovadores. (Foto: Cortesía Marie André Destarac)

La doctora Marie André Destarac trabaja actualmente en el laboratorio donde se desarrollan estos aparatos innovadores. (Foto: Cortesía Marie André Destarac)

Su pasión por la ciencia y la medicina le ha hecho buscar un espacio en el que pueda colaborar con el fin de apoyar a aquellas personas que requieren mayor atención para desenvolverse de distintas maneras.

Se trata de la doctora Marie André Destarac, quien recientemente se integró al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), entidad del Gobierno de España y el tercer centro de investigaciones más importante de Europa. Dicho centro cuenta con varios centros, y la doctora Destarac trabaja en el Centro de Automática y Robótica (CAR).

Hace unos días, este sitio se convirtió en noticia en España luego que se diera a conocer la labor que realizaron investigadores españoles para el desarrollo de un Exoesqueleto para niños que padecen atrofia muscular espinal.

“En el CAR está el laboratorio Marsi Care, en el que contamos con tecnología de punta para hacer análisis de la marcha humana y con exoesqueletos de rehabilitación para niños y adultos. Todos los exoesqueletos han sido desarrollados por la empresa española Marsi Bionics, que surgió en el CSIC en 2013 como startup. Varios de los desarrolladores del exoesqueleto de niños comenzaron su trabajo en el CSIC y ahora trabajan en Marsi”, explica Destarac sobre el sitio en el que labora.

Su labor

En cuanto a su trabajo, la científica guatemalteca egresada de la Universidad del Valle de Guatemala se encarga de coordinar al equipo de investigación para apoyar en distintas tareas de Marsi Bionics.

“También tengo a mi cargo supervisar las sesiones de terapia con los exoesqueletos que se hacen en Marsi Care. Participo en todas las sesiones y no solo configuro y controlo el exoesqueleto, sino que, cuando el tiempo y la sesión lo permite, juego con los niños como parte de su terapia, siempre bajo la supervisión de un fisioterapueta”, explica Destarac.

 

La doctora resalta que las terapias se realizan dos veces por semana y duran cerca de 90 minutos en cada sesión.

“Tomamos muchos datos con el fin de analizar el impacto que pueda estar teniendo el exoesqueleto en el niño. Las enfermedades que atendemos son incurables y eso significa que ellos nunca van a caminar. Dado que pasan mucho tiempo en una silla de ruedas, forman escoliosis en la espalda y sus pulmones se aplastan, por lo que muchas veces tienen problemas para respirar. También padecen de músculos debilitados, por su misma enfermedad. Estar de pie y caminando con la ayuda del exoesqueleto puede ayudarles a mejorar estos problemas y eso es lo que estamos estudiando”, añade.

La doctora guatemalteca se muestra emocionada por colaborar en estos proyectos que cambian la vida a otras personas. (Foto: Marie André Destarac)
La doctora guatemalteca se muestra emocionada por colaborar en estos proyectos que cambian la vida a otras personas. (Foto: Marie André Destarac)

Expositora

La doctora Marie André Destarac será una de las participantes en la Converciencia 2019, un encuentro que reúne a científicos guatemaltecos que trabajan en el país o fuera de sus fronteras y compartirá sus conocimientos y experiencias de su trabajo.

 

También compartirá su experiencia al trabajar con el exoesqueleto y los resultados que se han obtenido con su aplicación, robots para la rehabilitación del hombro y de la pierna.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

 

Comentar
cerrar