• Comunidad

Los ocho meses decisivos del Che Guevara en Guatemala

  • Por Soy502
10 de octubre de 2019, 04:10
Ernesto Guevara de la Serna, conocido como "El Ché" Guevara, fue asesinado hace 52 años, pero tuvo un leve paso por Guatemala. (Foto: Redes sociales)

Ernesto Guevara de la Serna, conocido como "El Ché" Guevara, fue asesinado hace 52 años, pero tuvo un leve paso por Guatemala. (Foto: Redes sociales)

Poca importancia le han dado la mayoría de los biógrafos a la etapa en Guatemala Ernesto Guevara de la Serna, conocido "El Ché" Guevara. Sin embargo, fue en esos ocho meses se hizo comunista, conoció a su primera esposa, aprendió a usar armas e intimó por primera vez con cubanos castristas.

Después de 52 años de su muerte, Página 12, hace un recuento del paso de "El Ché" por el país. Recordó que fue aquí en Guatemala donde conoció a Hilda Gadea, una mujer poco agraciada de uno 30 años. Era dirigente juvenil de una partido peruano. Colaboraba con el Gobierno progresista de Jacobo Arbenz y fue una de las protectoras de Guevara, a cambio de su amor.

  • TE PUEDE INTERESAR:

En uno de sus relatos, Guevara cuenta que fue Hilda quien le declaró su amor, pero él le advirtió que no podía ofrecerle más que un contacto casual. Durante su relación, la mujer le presentó al profesor marxista norteamericano Harold White, quien le daba sus textos para que "El Ché" los tradujera el español y por ello le pagaban 25 dólares, unos 190 quetzales. Además, le daba clases de inglés.

Estando en Guatemala, conoció a Myrna López, una nicaragüense exiliada. Con ella conoció a los primeros rebeldes cubanos: Antonio "Nico" López, Armando Arencibia, Antonio "Bigotes" Darío López y Mario Dalmau, todos eran sobreviviente de la fracasada toma del cuartel militar de la Moncada el 26 de julio de 1953, por la que Fidel Castro Ruz estaba preso.

Ernesto "El Ché" Guevara y Hilda Gadea durante su paso por Guatemala. (Foto: Redes sociales)
Ernesto "El Ché" Guevara y Hilda Gadea durante su paso por Guatemala. (Foto: Redes sociales)

"Nico" causó una fuerte impresión en "El Ché" y se hicieron rápidamente amigos. Fue el primero que le habló de Fidel y de cómo la revolución cubana iba a ser socialista.

Bajo fuego

Mientras "El Ché" se relacionaba. En el país iniciaba una fuerte lucha ideológica que terminaría en el derrocamiento de Jacobo Arbenz Guzmán, un presidente social demócrata que se convirtió en una piedra en el zapato para Estados Unidos, debido a que inició una reforma agraria moderada que afectaba a la bananera United Fruit Company.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) intervino e inició una revuelta que terminó con el derrocamiento de Arbenz Guzmán.

El 14 de junio Ernesto cumplió 26 años. Cuatro días después el coronel Castillo Armas entró a Guatemala al frente del “Ejército de Liberación”, organizada, armada y financiada por la CIA. El Che, por primera vez, experimentó la emoción de hallarse bajo fuego.

En una carta a su hermana confesaría que “se sentía un poco avergonzado por divertirme como un mono”. Fue en esos días cuando por primera vez el Che tuvo en sus manos un fusil ametralladora y alguien le enseñó a manejarla.

Ernesto Guevara en su paso por Guatemala. (Foto: Redes sociales)
Ernesto Guevara en su paso por Guatemala. (Foto: Redes sociales)

Según compendios de Myrna Torres, "la militancia política de Ernesto en Guatemala fue dentro del grupo de la Alianza de la Juventud Democrática, rama del Partido Comunista. La juventud universitaria y trabajadora se organizó para la defensa del país y de la revolución, leales a una estrofa del himno nacional ‘Si mañana tu suelo sagrado/ lo amenaza invasión extranjera/ tinta de sangre tu hermosa gándara/ a vencer o morir llamará'".

Fue en Guatemala donde en el naciente revolucionario estalló un sentimiento hasta entonces desconocido por él mismo, una tumultuosa ansia de pelear por lo que él consideraba justo, una voluntad de defender sus convicciones con los puños o con las armas. La pusilanimidad de Arbenz le había enseñado algo que sostendrá hasta el fin de sus días: ninguna revolución verdadera puede sostenerse sino es sobre la violencia, y el imperialismo jamás cederá un ápice de su poder si no le es arrebatado por las armas. 

  • NO DEJES DE LEER:

* Con información de Página 12.

Comentar
cerrar