• Voces

¿De dónde viene la amistad entre Jimmy Morales y Nikki Haley?

  • Por Dina Fernández
30 de septiembre de 2018, 15:09
El apoyo de Haley para el gobierno de Jimmy Morales ha sido esencial. (Foto: Perfil de Twitter de embajadora Nikki Haley)

El apoyo de Haley para el gobierno de Jimmy Morales ha sido esencial. (Foto: Perfil de Twitter de embajadora Nikki Haley)

El bastión del presidente Jimmy Morales en el gobierno de Estados Unidos está en Nueva York, no en Washington, y se llama Nikki Haley. 

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas no ha escatimado esfuerzos para mostrar su apoyo a la administración de Morales. En su visita a Guatemala, reprendió a la CICIG y al MP por ser demasiado “mediáticos” y explicar los casos de corrupción en conferencias de prensa. “Trabajen en silencio como el FBI”, les dijo. De buena fuente sé que el Comisionado Velásquez sintió el frío de la embajadora.

Ahora, en la última Asamblea General en Naciones Unidas, Haley recibió a Morales y publicó una fotografía de la reunión en su cuenta de Twitter, una deferencia que tuvo solamente con dos gobiernos del Triángulo Norte --Guatemala y Honduras-- y con un jugador de talla mundial, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. 

 

¿Cómo consiguió Morales semejante acceso? La respuesta es sencilla y pasa por Medio Oriente: el traslado de la embajada de Guatemala en Israel a Jerusalén, una decisión que Morales tomó para secundar a la administración de Donald Trump, de tal forma que Estados Unidos y Guatemala son, por ahora, los únicos dos países que tienen su sede diplomática en la Ciudad Santa y ya no en Tel Aviv.

Esa decisión del gobierno de Guatemala activó varios engranajes a nivel global que permiten entender, con más contexto, cómo se forjó esta alianza entre Morales y Haley que traspasa las fronteras y los alcances de la agenda del Triángulo Norte de Centroamérica.

1. Sheldon Adelson, el magnate que reina en Washington

Este billonario judío no aparece en muchas fotos, pero es quizá el enlace más poderoso entre Haley y Morales. Adelson es el presidente y mayor accionista de Las Vegas Sands, el operador de casinos más grande del mundo. Con una fortuna que se estima en 34 billones de dólares, se encuentra en la posición 12 de los hombres más ricos de Estados Unidos según la revista Forbes y en la posición 24 del índice mundial de billonarios de Bloomberg. 

Adelson es un hombre activo políticamente, ardiente defensor de Israel y de causas conservadoras, como obtener el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, combatir la oposición a Israel en el seno de la Organización de Naciones Unidas y denunciar el acuerdo de armas nucleares con Irán.

Sheldon Adelson en la ceremonia de inauguración de Donald Trump, un evento para el que donó 5 millones de dólares. (Foto AFP/Getty Images)
Sheldon Adelson en la ceremonia de inauguración de Donald Trump, un evento para el que donó 5 millones de dólares. (Foto AFP/Getty Images)

El rey de los casinos no ha dudado en respaldar financieramente sus convicciones políticas. Desde 2010 aparece siempre en la lista de los mayores donantes de las campañas del partido republicano a nivel federal. Este año encabeza la lista de financistas para las elecciones legislativas de noviembre, para las que ha donado más de 55 millones de dólares, según el sitio Open Secrets que monitorea el financiamiento electoral en Estados Unidos. En la campaña de 2016, Adelson donó 82.5 millones de dólares a candidatos republicanos y en 2012, cerca de 93 millones

El respetado columnista del New York Times, Thomas Friedman, experto en temas de Medio Oriente, también ha señalado que a través de los periódicos que tiene en Israel, Adelson ha sido a la vez uno de los principales apoyos de Benjamín Netanyahu y su partido conservador, Likud. Las contribuciones políticas de Adelson en Estados Unidos e Israel le han dado una inmensa influencia en la concepción de las políticas públicas que hoy rigen en Medio Oriente.

Adelson es también el hombre que le prestó su avión privado a Jimmy Morales y su familia para asistir a la inauguración de la embajada de Guatemala en Jerusalén.

2. Nikki Haley, la "Mujer Maravilla"

La embajadora ante la ONU, que antes fue gobernadora de Carolina de Sur, es considerada una estrella ascendente del partido republicano, con potencial incluso para convertirse en inquilina de la Casa Blanca.

Para llegar hasta donde está, Haley contó con el apoyo certero de la facción más conservadora del partido republicano, el Tea Party, y del poderoso lobby pro israelí conocido como el Comité de Asuntos Públicos Americanos Israelíes (AIPAC, por sus siglas en inglés). Este año, en la gala anual de esa organización, Haley dio un discurso de 20 minutos donde fue ovacionada de pie 12 veces, reportó el periódico israelí Haaretz, que también destacó que el público la comparó con la "Mujer Maravilla". 

Haley --cuya mano derecha de varios años es un estratega político, judío ortodoxo, conocido por trabajar solo para candidatos "suficientemente conservadores", John Lerner-- ha logrado el apoyo del lobby israelí al insistir que defenderá a Israel “del bullying” de la diplomacia internacional, en especial de Naciones Unidas, de la misma forma en que ella, hija de inmigrantes de la India, tuvo que aprender defenderse de los patanes racistas que la acosaban en la escuela. 

En la ONU, Haley se ha asegurado de respaldar ese discurso con acciones contundentes, como defender el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, retirar a Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos, argumentando que tiene un profundo sesgo anti israelí o congelar los fondos que Estados Unidos aportaba a los refugiados palestinos a través de un programa de la ONU.

Por algo, después de la gala del AIPAC en marzo de este año, Netanyahu declaró que Haley era un "tsunami de aire fresco" en la ONU y publicó este tuit, que contiene un video donde también aparece agradeciendo a Morales la decisión del traslado de la embajada a Jerusalén.

3. Marco Rubio, el aliado de Haley

En las elecciones de 2016, uno de los apoyos importantes que recibió el senador de Florida, Marco Rubio, en su intento por asegurar la candidatura presidencial del partido republicano, fue el de Nikki Haley. 

Haley fue de las primeras en respaladar a Rubio, de quien dijo: “si eligimos a Rubio, todos los días serán grandes días en Estados Unidos”.

  

Rubio y Haley coinciden en su posición respecto a Israel. Como reportó el diario Times of Israel, Rubio también ha recibido el apoyo financiero de Sheldon Adelson y es un aliado fuerte del AIPAC. Tan es así que Rubio fue el ponente de una propuesta para mantener un fondo de asistencia a la defensa Israelí, consistente en 3 billones de dólares, por otros cinco años. En agosto de 2018, la propuesta de Rubio fue aprobada con mayoría luego de que otros 72 senadores aceptaran copatrocinar la iniciativa.

Rubio, al igual que Haley, ha sido muy crítico de Naciones Unidas, especialmente del “sesgo” anti Americano y anti Israelí de la organización.

4. Espina, el hombre de Jimmy en Washington

Dos guatemaltecos han servido de vínculo entre el gobierno de Guatemala y las altas esferas de la política norteamericana y los halcones de la comunidad judía en Estados Unidos. 

El primero es Manuel Espina, el embajador de Guatemala en Washington. El embajador, quien profesa la religión evangélica, un grupo que históricamente ha sido un aliado de Israel, tejió una importante red de contactos en el Legislativo de Estados Unidos, involucrando a su organización, Guatemala Próspera, en el Desayuno Nacional de Oración, un evento bipartidario que es tradicional en Washington, al cual abrió a la participación de numerosos guatemaltecos, desde hace varios años.

En ese ámbito, Espina cultivó su relación con Rubio. A través de la firma de cabilderos que ha sido uno de los principales donantes de campaña de Rubio, el gobierno de Guatemala consiguió en febrero 2018 la reunión con el presidente Donald Trump, justo antes de iniciar el Desayuno Nacional de Oración.

5. Gloria Garcés, el enlace entre Israel y Guatemala

Otra pieza clave en el engranaje que llevó a Jimmy Morales con Nikki Haley es la guatemalteca de ascendencia cubana Gloria Garcés, quien trabaja para el medio Fuente Latina, una organización no gubernamental que se dedica a “educar y empoderar a periodistas que hablan español para cubrir Israel y el mundo judío".

Garcés es la directora de alcance de medios (Media Outreach Director) de ese portal.  Desde diciembre de 2017, en ese portal hay 10 noticias sobre la decisión del gobierno de trasladar la embajada a Jerusalén, entre las que destaca una sobre la embajadora Haley y el presidente Morales. En las redes sociales de Garcés hay varias publicaciones donde se muestra la labor de esta comunicadora para acercar al gobierno de Guatemala con las autoridades de Israel y el lobby judío.

 

Sin duda, para el presidente Morales la relación con Haley es vital y ha conseguido anclarla en dos puntos de alcance global que trascienden los asuntos de Centroamérica: el apoyo incondicional a Israel y una feroz crítica a Naciones Unidas. 

Para Haley, la diplomática y la política, encontrar ese eco para uno de los ejes más polémicos de la política exterior de Trump, es sin duda una herramienta valiosa.

El presidente Morales y sus aliados lo saben y sin duda jugarán esa carta a su favor, a través de la embajadora Haley, el senador Rubio, el propio Netanyahu o quien abandere la causa de los halcones israelíes en el mundo.

Más de Dina Fernández:

Comentar
cerrar