• Mundo

Estudio revela que la sal de mesa tiene residuos de plástico

  • Por Soy502
31 de mayo de 2019, 07:05
Según estudios 9 de 10 marcas de sal, del mundo entero, contienen plásticos. (Foto: Pexels)

Según estudios 9 de 10 marcas de sal, del mundo entero, contienen plásticos. (Foto: Pexels)

El 90% de la sal que se comercializa contiene microplásticos, así lo revela un estudio realizado por "Greenpeace a la Incheon National University" que, tras analizar 39 marcas de sal de 21 países diferentes, detectó microplásticos en 36 de ellas... ¡36 de 39 es un dato alarmante!

Los residuos plásticos acumulados en el mar y su impacto en todo el ecosistema marino son señalados como la principal causa de que el mismo plástico que consumimos y tiramos regresa a casa en el pescado que compramos y, según este estudio, también en la sal que consumimos.

 

via GIPHY

Se analizaron muestras de sal de 21 países de Europa, Sudamérica y Norteamérica, África y Asia. Las tres marcas que no contenían microplásticos proceden de Taiwán (sal marina refinada), China (sal de roca refinada) y Francia (sal marina no refinada producida mediante evaporación solar). El estudio se publicó en la revista Environmental Science & Technology.

Comer plástico mata

Los últimos experimentos muestran que los microplásticos causan daños a la fauna acuática, así como a tortugas y aves: causan obstrucciones intestinales y merman sus ganas de comer, lo cual recorta su crecimiento y rendimiento reproductivo. Con el estómago lleno de plástico, algunas especies dejan de alimentarse y mueren.

Aparte, un experimento demostró que las ostras expuestas a micropartículas de poliestireno –el material de los recipientes de comida para llevar– producen menos huevos y un esperma menos móvil.

El plástico en estómagos de aves, mamíferos, peces y crustáceos, ya es preocupante.  

via GIPHY

 

En los humanos

Estudiar el impacto de los microplásticos marinos sobre la salud humana es complicado, porque no puede pedirse a nadie que ingiera plástico a modo de experimento.

Los plásticos y sus aditivos actúan de forma distinta según las circunstancias físicas y químicas, y porque sus características pueden variar conforme los seres los ingieren, metabolizan o excretan. Aún no se sabe mucho sobre lo que ocurre con la toxicidad de los plásticos contenidos en los organismos acuáticos cuando los cocinamos o procesamos, ni qué nivel de contaminación podría dañarnos.

Aun así, los científicos siguen preocupados por los posibles efectos de los plásticos marinos sobre nuestra salud, porque, como se ha dicho, son omnipresentes, y porque tarde o temprano se degradan y fragmentan generando nanoplásticos que son invisibles. Lo alarmante es que estos plásticos microscópicos es que sí pueden penetrar en las células y migrar a tejidos y órganos, pero como los investigadores carecen de métodos analíticos para identificar su presencia en los alimentos, no disponen de datos sobre su absorción y aparición en el organismo humano. 

View this post on Instagram

A post shared by Loca Gourmet (@loca_gourmet) on

"Nos consta que los plásticos tienen efectos sobre los animales en casi todos los niveles de organización biológica”, dice Chelsea Rochman, profesora de ecología de la Universidad de Toronto. “Lo que sabemos basta para que actuemos y reduzcamos la contaminación por plástico que llega a océanos, lagos y ríos”.

Las autoridades pueden prohibir ciertos tipos de plástico; los ingenieros químicos pueden formular polímeros biodegradables; los consumidores pueden rechazar los plásticos de usar y tirar, y el sector industrial y los Gobiernos pueden invertir en infraestructuras que capten y reciclen estos materiales antes de que lleguen al agua.

Con información de NatGeo y Environmental Science & Technology

Comentar
cerrar