08/08/2020

  • Comunidad

“Ni jabón nos llevaron”, guatemalteco relata trato a deportados

  • Con información de XINHUA Español, Diario CQ Latino
17 de mayo de 2020, 07:05
Marvin describió su arresto como una experiencia humillante. Vivió tristezas, limitaciones y racismo. (Foto: Diario CQ Latino)

Marvin describió su arresto como una experiencia humillante. Vivió tristezas, limitaciones y racismo. (Foto: Diario CQ Latino)

El guatemalteco Marvin Canahuí ha vivido la pandemia de Covid-19 cautivo, primero en un centro de detención para migrantes en Estados Unidos, donde estuvo hacinado, y después en su propio hogar en Guatemala, tras ser deportado y haber perdido su "sueño americano".

Al igual que Marvin, de 38 años, miles de otros connacionales están sufriendo las disposiciones del presidente estadounidense, Donald Trump. Viven la pandemia entre cárceles, vuelos y el miedo al contagio con otros deportados de toda América Latina. No hay medidas de seguridad suficientes para ellos, a pesar de que numerosos centros de custodia del servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, siglas en inglés) de Estados Unidos, ya han tenido brotes.

"Ni jabón de manos para desinfectarse ni desinfectante nos llevaron", dijo a Xinhua, Marvin, ya ubicado en su casa en la aldea Santa Isabel, al noreste guatemalteco, donde no había regresado desde hace 17 años cuando migró a EE.UU.

Quedó preso desde el 3 de enero de este año. Fue arrestado por ser indocumentado en Texas y, desde entonces, estaba ausente de lo que ocurría en el mundo exterior. Contó que en un centro del ICE se enteró por la televisión que la pandemia golpeaba al mundo. Y mientras el brote del virus crecía en Estados Unidos, Marvin estaba en un centro de detención en Louisiana.

Marvin. (Foto Diario CQ Latino)
Marvin. (Foto Diario CQ Latino)

No hubo seguridad o distanciamiento

El migrante narró que él nunca observó que en el centro de detención se aplicaran medidas sanitarias básicas, como el distanciamiento o limpieza, salvo en las áreas de teléfonos o en el comedor. Los dormitorios, regaderas y baños eran compartidos con alrededor de 200 guatemaltecos, salvadoreños, hondureños y nicaragüenses. Algunos indocumentados, incluso, dormían en el piso, sobre colchonetas, pues las literas siempre estaban ocupadas.

"Estaba repleto de gente, lleno totalmente, no cabía más gente (...) llevaban y llevaban prisioneros, ahí estábamos totalmente apretados", describió.

Sin embargo, según el ICE, el centro correccional (Catahoula) donde Marvin estuvo en abril, tenía 39 detenidos contagiados del virus, y jamás se lo dijeron. Y cuando él preguntaba, le decían que no había ningún caso.

¿Una prueba con paleta?, no fue un hisopado

Antes de su deportación al país centroamericano, personal del centro le metió una paleta plástica en la boca, que después guardó, sin explicarle si se trataba de una prueba para Covid-19, ni notificarle algún resultado.

Su historia

Desde 2003, cuando cruzó la frontera de México con Estados Unidos por el estado de Arizona, el guatemalteco trabajó en la remodelación de casas en California, Nueva York, Massachussets y Carolina del Sur, sin involucrarse en problemas, pero luego de su detención lo trasladaron esposado de pies y manos como a un criminal. 

Marvin describió su arresto como una experiencia humillante que lo hizo sentirse como basura, su sufrimiento fue máximo. Vivió tristezas, limitaciones y racismo.

Cuando el vuelo aterrizó en Guatemala, el 14 de abril pasado, Marvin y los otros deportados fueron confinados en un albergue cercano a la Terminal de la zona 4 capitalina, donde permaneció por dos semanas.

Para esas fechas, varias decenas de deportados habían dado positivo al nuevo coronavirus, por lo que el gobierno de Guatemala lidiaba con Washington para que examinara a los repatriados antes de subirlos a los aviones y después suspendió temporalmente los vuelos. Sin embargo, al menos 102 connacionales, deportados, han dado positivo al nuevo coronavirus.

Política Criminal

Previamente, el director de la organización médico humanitaria para México y Centroamérica, Loïc Jaeger, calificó de "política criminal" que en medio de la pandemia se realizaran deportaciones sin revisión previa.

El Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, siglas en inglés), con sede en Washington, concluyó igualmente en un análisis, que el gobierno de Trump exportaba el coronavirus a la región con los vuelos del ICE y las deportaciones terrestres a México, desde centros con brotes.

Marvin pudo dejar el albergue, tras dos semanas en que dio negativo a igual número de pruebas de Covid-19 que le aplicaron autoridades guatemaltecas, aunque le ordenaron seguir 14 días en cuarentena en su casa en Santa Isabel, en Petén, cerca de la frontera con Belice.

Cuando llegó al hogar donde se crió, a siete horas en automóvil desde la capital guatemalteca, su madre, Mónica, una mujer de 78 años, casi ciega por diabetes, lo abrazó y lloraron juntos, ya que habían pasado 17 años de no verse.

Madre de Marvin. (Foto Diario CQ Latino)
Madre de Marvin. (Foto Diario CQ Latino)

Discriminación en su tierra

Pero vecinos de la pequeña comunidad, que vive del ganado y del cultivo de frutas tropicales, temían verlo en la calle, incluso, hasta un amigo de su infancia le negó un abrazo, pese a que Marvin le aseguró que estaba sano.

El municipio de San Luis, donde está Santa Isabel, registraba solamente el contagio de un policía que contrajo el virus en otra localidad, pero la población está temerosa y le asusta la llegada de personas, según explicó a Xinhua la directora del centro de salud local, Elvia Watters.

Después de 130 días encerrado desde su arresto, Marvin pudo caminar por el poblado que, prácticamente, redescubrió tras dejarlo de joven, lejos de las bulliciosas ciudades estadounidenses donde remodelaba y pintaba casas.

Para Marvin, el comportamiento del gobierno de Trump con las riesgosas deportaciones durante la pandemia es una "maldad", por lo que dirigió un mensaje al presidente estadounidense: "Arrepiéntase, Trump, arrepiéntase".

*Tomado de XINHUA EspañolDiario CQ Latino

INFÓRMATE:

Comentar
cerrar