• Negocios

Cubocú, el emprendimiento para que los niños aprendan jugando

  • Por Leonel Morales

Además de divertir a los niños, los juguetes son la mejor herramienta para su aprendizaje, crecimiento, desarrollo de su imaginación, creatividad y otras destrezas.

Con este concepto nació Cubocú en 2015, una idea de Alberto Osegueda, que, junto a Elizabeth, su esposa, fabrican juguetes educativos.

  • MIRA TAMBIÉN:

Surgió como una opción para emplear recursos renovables como materia prima y la posibilidad de despertar la imaginación y los sentidos de los niños. Cada pieza valora mucho el color de la madera disponible.

Cada pieza valora mucho el color de la madera disponible. Esto nos ha permitido crear juguetes diferentes, algo alejado del plástico y de la contaminación
Alberto Osegueda
, fundador de Cubocú.

Los prototipos nacen en el patio de la casa de Alberto en donde tiene un pequeño taller con las herramientas básicas para su elaboración. Posteriormente son fabricados en una comunidad de Chimaltenango.

¿Por qué el nombre Cubocú?

“El nombre surgió de un juego de palabras que tenía con mi sobrina, de mencionar sílabas”, dice Osegueda: “Ella tomó un cubo y empezó a decir: ‘cubo-cubo-cubo-cubo’, me gustó el juego de palabras y extraje las primeras sílabas. También de allí surgió el logotipo, un cubo en tercera dimensión”.

En Cubocú tratamos de no vender por vender, sino de asesorar a los papás o a los maestros, indicándoles cuál es el juguete que más se adecúa dependiendo de las necesidades del niño
Alberto Osegueda
, fundador de Cubocú.

La madera utilizada es tratada con un sellador que no es tóxico y la pintura es libre de plomo, considerando que son para uso de niños. No es el mismo tratamiento que se aplica en la celosía, pérgolas o maderas utilizadas en exteriores.

 

 

Los 12 modelos diferentes de juguetes están enfocados para niños desde los seis meses hasta los 12 años, entre los que se encuentran: el Cubocú board, los Sketch cars, Builder city, Silablas y el Puzzle twist. Pronto sacarán al mercado juegos familiares.

Builder City

Consiste en bloques con fondo de pizarra en donde los niños pueden dibujar y pintar edificios. El juego trae una base textil con una ciudad impresa en donde los pequeños pueden crear su propia ciudad con 9 piezas que simulan las construcciones, dos vehículos y la base.

 

 

Sketch Cars

Surgió con la convicción de que los niños son artistas en potencia y que los dibujos que hacen son únicos. Son carritos porque es un juguete sin distinción de género. Su diseño nace del dibujo de un niño.

Trazamos el dibujo en una pieza de madera que en algún momento formó parte de la pata o el tablero de una mesa, la abrazadera de un sofá o de cualquier otro mueble, cortamos la pieza y la hacemos según el diseño del niño
Alberto Osegueda
, fundador de Cubocú.

Cubocú board

Se trata de tres piezas en forma de cubo, cubiertas con pintura de pizarra para que los padres de familia las utilicen como una herramienta de apoyo educativo. También para evitar que los pequeños rayen las paredes y se diviertan pintando y creando sus propios diseños exteriores de vivienda.

 

 

Es ideal para cuando los niños empiezan a conocer las letras y a formar palabras por medio de sílabas y reforzar su creatividad. También es utilizado para hacer anotaciones en la oficina. “Es como un bloc de notas” dice Alberto.

Sílablas

Este es un juguete creado para formar palabras monosílabas, bisílabas y esdrújulas apilándolas vertical u horizontalmente. Consiste en 10 cubos imantados con cuatro lados para crear las palabras.

 

Si quieres entretener a los más pequeños del hogar con un juguete Cubocú, puedes encontrarlos en La Tiendita de la Piña ubicada en la 3ª avenida 16-21 de la zona 14 en ciudad de Guatemala, y en la Juguetería Mico en La Antigua Guatemala. 

  • POR SI NO LO LEÍSTE:

También puedes hacerlo por medio de sus redes sociales en Facebook e Instagram. Sus precios van desde Q50 hasta Q350.

03 de septiembre de 2018, 04:09

Comentar
cerrar