• Selección Nacional

Stheven Robles, el chico de la zona 18 que triunfa en el fútbol

  • Por Luis Barrios
11 de septiembre de 2019, 04:09
Stheven Robles el chico de la zona 18 que triunfa en el fútbol. (Foto: Javier del Cid/ACD)

Stheven Robles el chico de la zona 18 que triunfa en el fútbol. (Foto: Javier del Cid/ACD)

El 2019 será inolvidable para Stheven Robles, futbolista de Comunicaciones, quien no solo se consolidó en su equipo, sino también debutó y hasta anotó su primer gol oficial con la camiseta de la Selección de Guatemala. Pero detrás de este joven jugador hay una historia llena de retos, obstáculos, tentaciones y mucha hambre de triunfo.

"El Pelón" hizo todas las categorías inferiores en Comunicaciones, donde poco a poco pudo llegar al primer equipo. Pero como parte de haber crecido en la zona 18, estuvo acosado por pandillas, de las cuales no sucumbió a la tentación de integrarlas.

Tuvo un fugaz paso por Carchá y la Usac. Sin embargo, volvió con los albos para trascender.

Lesión complicada

Pese a que su debut con los albos llegó en 2017, una fuerte lesión amenazó su carrera y hasta su vida. Tras un choque con un rival, Robles sufrió un fuerte golpe en abdomen y debió ser hospitalizado y operado de emergencia. Se perdió el resto del torneo y necesitó algún tiempo para volver a retomar el nivel. En 2018 con Iván Sopegno fue la revelación de los blancos.

Juega por la banda derecha, posee velocidad y, sobre todo, tiene el necesario ida y vuelta de un lateral, que a sus 23 años es una de sus principales virtudes y que le han permitido ser el elegido por Amarini Villatoro para jugar en el línea de cuatro defensores.

Pero no todo fue fácil. La vida de Robles estuvo marcada por los peligros de una de las zonas más peligrosas del país. Sin embargo, esos peligros no lo pudieron alcanzar, porque sus deseos de jugar fútbol y de llegar a ser un profesional fueron más fuertes.

Sueño y anhelos

Robles se considera afortunado por hacer lo que le gusta y conseguir el éxito, sueña con ir al extranjero y llegar muy lejos. Tiene claro que el apoyo de su familia es la base de sus logros. Su hija y su esposa Linda son sin duda la motivación más grande para trabajar todos los días.

 

Por ahora, el Pelón sigue escribiendo su historia en el fútbol, demostrando que el balompié puede ser la ventana de escape para los jóvenes en las áreas marginales de Guatemala.

Comentar
cerrar