CORONAVIRUS en Guatemala

  • Guate

La historia del joven lustrador capturado en el toque de queda

  • Por Fredy Hernández
26 de marzo de 2020, 12:03
El joven Héctor Javier Capir Algua atravesó uno de los peores días de su vida debido al toque de queda en Guatemala. (Foto: Turismo Ekchuah/JLB)

El joven Héctor Javier Capir Algua atravesó uno de los peores días de su vida debido al toque de queda en Guatemala. (Foto: Turismo Ekchuah/JLB)

Las medidas tomadas por el Ejecutivo, que ordenan el toque de queda a partir de las 4:00 de la tarde, buscan evitar la propagación del coronavirus en la población. Sin embargo, esa restricción y la suspensión de varias actividades laborales han afectado a miles de personas, especialmente aquellas que subsisten con lo que ganan a diario.

Así ocurrió con el joven Héctor Javier Capir Algua, un lustrador de 19 años que, como todos los días, salió en busca de dinero para pagar la renta de un cuarto donde duerme en la zona 4 de la ciudad de Guatemala.

Este lunes 23 de marzo, pocas personas salieron a trabajar y el muchacho apenas había logrado juntar Q18 de los lustres que hizo en el día, de los cuales usó Q3 para comprar pan y tener algo de alimento a la espera de una mejor jornada al día siguiente.

Sin embargo, al llegar al lugar donde renta en la zona 4, antes de las 4:00 de la tarde, no pudo entrar porque no tenía el dinero suficiente para pagar la noche, por lo que quedó a su suerte. El muchacho empezó a caminar en el interior de La Terminal y a las 4:30 fue capturado por elementos de la Policía Nacional Civil que lo trasladaron hacia la carceleta de la Torre de Tribunales.

El abogado defensor

El muchacho se sentía desolado, pues no comprendía la gravedad del caso. Estaba acorralado entre una multitud de desconocidos, muchos de ellos lo molestaban porque apenas comprendía el español y la incertidumbre lo hizo romper en llanto, mientras el resto de detenidos se mofaba de su situación.

El abogado Marco Antonio Ramos Barrera, quien hace tiempo realizó algunas asesorías en Chichicastenango y defendía a uno de los detenidos por incumplir el toque de queda, reconoció a Héctor, pues varias veces le ofreció sus servicios para limpiar sus zapatos.

Yo lo vi y estaba llorando. Él también me reconoció, le pregunté que había pasado y con sus escasas palabras pudo contarme cómo llegó hasta la carceleta. Yo tomé su caso pues iba a pasar mucho tiempo hasta que fuera atendido por la Defensa Pública
Marco Antonio Ramos Barrera
, abogado defensor

Al momento de su audiencia, el defensor expuso el caso al juez, quien aceptó todas las peticiones sobre el caso del joven trabajador, expuesto a una sanción por no tener donde dormir la noche del lunes.

“El juez atendió al humanismo de este caso y también giró algunas instrucciones al joven en caso de pasar la misma situación y tener un albergue donde pasar la noche”, agregó el abogado.

Trabajador

Doña Juana Algua, madre de Héctor Javier, contó a Soy502 que su hijo no pudo regresar a su casa en Chupol, Chichicastenango, debido a la falta de transporte. Por eso el muchacho decidió quedarse en la capital mientras la situación se restablece.

“Él lleva mucho tiempo trabajando como lustrador, pero apenas había llegado a la capital. Él ya salió, pero quiere regresar”, contó la madre del joven.

El abogado resaltó que el Ejecutivo debe tomar en cuenta la situación que atraviesan muchos guatemaltecos que dependen de la economía informal como Héctor Javier, quien a diario debe subsistir y al no generar ingresos, no puede comer o tener un techo donde dormir.

La historia de Héctor Javier Capir Algua fue compartida en redes sociales por el periodista Hugo Morales, de TN23, y su caso generó diversas reacciones por parte de los guatemaltecos. 

  •  TE PUEDE INTERESAR: 

 

Comentar
cerrar