31/10/2020

  • Comunidad

El Covid-19 y los efectos en la salud mental de los guatemaltecos

  • Por Jessica Gramajo
07 de agosto de 2020, 04:08
La salud mental de la población en el mundo ha sido afectada desde el inicio de la pandemia. (Foto: Wilder López/Soy502)

La salud mental de la población en el mundo ha sido afectada desde el inicio de la pandemia. (Foto: Wilder López/Soy502)

Esta semana, se han reportado dos suicidios de personas que estaban contagiadas por Covid-19 y que estaban internadas en un hospital del sector público.

El primer caso ocurrió el domingo 2 de agosto, de un paciente que había sido internado ese mismo día y que recién había sido diagnosticado por Covid-19, indicó el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

El segundo caso ocurrió este jueves 6 de agosto. El Ministerio de Salud informó que un paciente de Covid-19 internado en el Hospital Temporal del Parque de la Industria se había suicidado. Según la comunicación emitida, un día antes un psicólogo había recomendado una evaluación psiquiátrica del paciente, la cual se iba a realizar ese día. El cuadro del paciente era moderado y estaba recibiendo tratamiento médico y psicológico, además de soporte emocional.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), ha advertido que además del temor a contraer el virus del Covid-19, se suma el impacto de los cambios en la vida cotidiana provocados por los esfuerzos para contener y frenar la propagación del virus. Ante las nuevas y desafiantes realidades de distanciamiento físico, el trabajo desde el hogar, el desempleo temporal, la educación de los niños en el hogar y la falta de contacto físico con los seres queridos y amigos, es importante que cuidemos tanto nuestra salud física como mental.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Muchas personas están manejando la ansiedad de una mala manera. El encierro ha ayudado a agravar el conflicto, también se han perdido empleos, alejamiento entre las familias y estigmatización. Todo eso lleva a la depresión y al suicidio
Carolina de Mendoza
, psicóloga

El delirio, efecto del Covid-19

Un estudio publicado en mayo de este año en la revista científica The Lancet, dio a conocer una investigación sobre los efectos psiquiátricos y neuropsiquiátricos del Covid-19. 

En esta investigación, se determinó que el delirio puede aparecer en las etapas agudas de Covid-19, y los médicos deben estar al tanto de los posibles efectos a largo plazo en la salud mental, como depresión, ansiedad, fatiga y Trastorno de Estrés Postraumático. Los hallazgos sugieren que el delirio (un estado mental caracterizado por cambios en la conciencia, alteración del comportamiento y, a veces, alucinaciones) puede ser común en pacientes hospitalizados en las etapas agudas.

Sin embargo, según este estudio no hay evidencia aún de que los problemas mentales persistirán a largo plazo después de la recuperación del paciente, por lo que solo alertan por el período de hospitalización y el corto plazo tras ser dado de alta.

"Nuestro análisis de más de 3,550 casos de coronavirus sugiere que la mayoría de las personas no sufrirá problemas de salud mental después de la infección por coronavirus", explicó Jonathan Rogers, del University College de Londres, Reino Unido, quien dirigió la investigación. "Si bien hay poca evidencia que sugiera que las enfermedades mentales comunes más allá del delirio a corto plazo son una característica de la infección por COVID-19, los médicos deben controlar la posibilidad de que puedan surgir trastornos mentales comunes como depresión, ansiedad, fatiga y TEPT en el semanas y meses después de la recuperación de una infección grave, como se ha visto con el SARS y el MERS".

Problemas psicológicos

Además de los problemas que representa el Covid-19 para la salud pública, la enfermedad también ha generado otro tipo de contratiempos, como la distancia social, el confinamiento, las complicaciones económicas, la discriminación y la desinformación. Todo ello, incluso, ha provocado a veces mayores problemas que la misma enfermedad.

Expertos en psicología coinciden en que la ansiedad es uno de los aspectos que más ha perjudicado a la población, como consecuencia colateral del Sars-CoV-2.

"Muchas personas están manejando la ansiedad de una mala manera. El encierro ha ayudado a agravar el conflicto, también se han perdido empleos, alejamiento entre las familias y estigmatización. Todo eso lleva a la depresión y al suicidio", manifestó la psicóloga Carolina de Mendoza.

Según la experta, contagiarse de Covid-19 se ha convertido en un sinónimo de muerte, no solo por la letalidad que tiene la enfermedad, sino por la poca tolerancia social que se ha demostrado en los diferentes países. También por los diferentes problemas que lleva, como los económicos o las dificultades para sobrellevar un contagio dentro de la familia. "Conozco a una persona que perdió a su papá, a su mamá y a su hermana, no solo estaba enfrentando un proceso de duelo muy doloroso, sino que debió enfrentarse a la estigmatización, es como si tuviera la plaga en las manos, está pensando en renunciar, porque en su trabajo nadie quiere acercársele, su situación emocional es bastante fuerte", lamentó.

La falta de estrategias de salud pública, un mal manejo de la información y la comunicación, entre otras cosas, genera en la población estados de frustración y esta conlleva al suicidio, ya que este lo que pretende es acabar con un sufrimiento emocional... El miedo es un factor muy importante, ni son los primeros casos de suicidio, hay muchos que no han trascendido
Marco Antonio Garavito
, Liga de Higiene Mental

Falta de programas

Según el Ministerio de Salud, todos los hospitales públicos que están abordando casos de Covid-19, cuentan con atención psicológica para los pacientes. Incluso la persona que se quitó la vida en el Parque de la Industria tendría su primera sesión psiquiátrica ese mismo día, a recomendación de un profesional de la psicología.

Marco Antonio Garavito, director de la Liga Guatemalteca de Higiene en Salud Mental, lamentó que el Gobierno no se haya preocupado en la salud mental de la población, pese a que ya se sabía que el coronavirus podría conllevar dificultades sicológicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que habría riesgos psicológicos para la población y, aún más, para los trabajadores de la salud que atienden la pandemia en la primera línea.

"La falta de estrategias de salud pública, un mal manejo de la información y la comunicación, entre otras cosas, genera en la población estados de frustración y esta conlleva al suicidio, ya que este lo que pretende es acabar con un sufrimiento emocional... El miedo es un factor muy importante, ni son los primeros casos de suicidio, hay muchos que no han trascendido", manifestó Garavito.

Para el psicólogo, es necesario que se impulsen campañas de información para que las personas no se vean tan afectadas y cambiar por completo la "comunicación represiva" que ha utilizado el Gobierno, ya que esto genera más frustración.

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar