• Ciencia

Científica crea plástico natural biodegradable utilizando cactus

  • Por Soy502
11 de junio de 2019, 15:06
 Este plástico podría ser utilizado para sustituir las bolsas de los supermercados (Foto: informe21)

 Este plástico podría ser utilizado para sustituir las bolsas de los supermercados (Foto: informe21)

La científica, Sandra Pascoe, creó un plástico biodegradable utilizando nopal, un tipo de cactus. Este plástico podría ser utilizado para sustituir las bolsas de los supermercados y para crear materiales de baja densidad como recipientes para cosméticos, bases para prototipos científicos, bisutería y hasta juguetes.

Pascoe trabaja en la Universidad del Valle de Atemajac (Univa) en Guadalajara, desarrolló este plástico después de varios experimentos con el nopal, un tipo de cactus muy utilizado en las ensaladas y en guisos tradicionales de México.

Al principio, experimentó con trozos secos de nopal, que procedió a pulverizar y mezclar con algunos aditivos, pero el proceso era lento y las características físicas y químicas cambiaban mucho y el material se oxidaba rápidamente.

  • TAMBIÉN PUEDES LEER:

Prototipo a prueba

La académica decidió empezar a utilizar el jugo de la especie "opuntia ficus", el más común entre los nopales y muy usado como verdura. También probó con el denominado "opuntia megacantha", que es famoso por su fruto, la tuna, muy jugosa aunque cubierta con una cáscara con espinas.

"Básicamente el plástico se forma con los azúcares del jugo de nopal, los monosacáridos y polisacáridos que contiene", explica la investigadora. Todavía están en proceso de conocer las características de degradación de este plástico, es decir, en qué condiciones y cuánto tiempo tarda en descomponerse en un ambiente natural.

Todavía están en proceso de conocer las características de degradación de este plástico (Foto: responsabilidadsocial.net)
Todavía están en proceso de conocer las características de degradación de este plástico (Foto: responsabilidadsocial.net)

"Hemos hecho pruebas muy sencillas de degradación en el laboratorio, lo hemos puesto por ejemplo en agua y hemos visto que sí se deshace, falta hacer la prueba química para ver si realmente ese material ya fue completamente desintegrado, hemos hecho también pruebas en tierra humedecida tipo composta y también se deshace el material", agregó.

Por el momento, están realizando las pruebas térmicas y de densidad del plástico para conocer cuánto peso puede resistir en caso de ser transformado en bolsas y otros productos.

El siguiente paso, asegura, es buscar recursos para generar o comprar una máquina que pueda hacer los moldes especiales y crear un prototipo de bolsas para que las empresas conozcan el proyecto y se interesen en adoptarlo.

*Con información de Milenio

Comentar
cerrar