• Guate

Él es Carlos Villalta, el cajero más famoso de Guatemala

  • Por Fredy Hernández

Los guatemaltecos son personas capaces de sorprender con su lucha por vencer sus obstáculos y demostrar que las barreras se pueden romper.

Así lo demuestra Carlos Villalta, un joven guatemalteco que padece sordera y quien desde hace 6 meses labora para una sucursal de Walmart, en la ciudad de Guatemala, y ha crecido sorprendentemente desde que inició sus labores en la tienda ubicada en la 18 calle y calzada Atanasio Tzul.

“Ellos me invitaron a formar parte de la tienda, yo estaba muy nervioso cuando empecé a trabajar como encargado de pasillo”, cuenta Carlos con una gran sonrisa y en lenguaje de señas. 

Su energía y buena disposición causaron buena sensación entre el resto de sus compañeros, pues pese a su limitación auditiva, los hacía reír con sus ocurrencias.

Antes de empezar su turno, Carlos limpia la caja asignada y así cumplir un día más de trabajo. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Antes de empezar su turno, Carlos limpia la caja asignada y así cumplir un día más de trabajo. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

“Un día lo vimos que atendió a una persona que se mostró muy agradecida con su ayuda, entonces pensamos cómo podría llegar él a ocupar otro puesto. Casualmente se abrieron las oportunidades para cajeros y decidimos que sería una buena idea”, cuenta Gerson Ambrosio, encargado de tienda.

Su historia

Carlos relata que cuando él nació podía escuchar sin ningún problema, pero al volver a su casa por donde pasan muchos aviones, considera que el fuerte ruido le afectó el sentido del oído y desde entonces tuvo discapacidad para escuchar.

“Mi mamá me llevó al hospital para que me hicieran exámenes y el doctor le confirmó que era sordo. Ella se puso a llorar, pero también pensaba en el futuro, dónde podía estudiar. El médico le dijo que existía la escuela Fray Pedro Ponce de León y me sorprendí porque había niños en la misma situación”, relata Carlos.

A los 11 años, Carlos estaba jugando “policías y ladrones”, cuando estaba corriendo se tropezó y se lastimó la cabeza. El golpe provocó una herida grande, además de olvidar algunas palabras.

Tras salir de Fray Ponce, Carlos estudió en un colegio donde todos eran oyentes y para él era un reto comunicarse con sus compañeros, pero ellos aprendieron a comunicarse con él y viceversa.

“Cuando tenía 18 años me gustaba ver programas de chefs y yo quería hacer cocinero. Estudié dos años en el Intecap. Sin embargo, la situación era complicada porque mis papás se quedaron sin trabajo y yo quería ayudarlos”, relata Carlos.

Fue precisamente en 2018 cuando el muchacho pudo aplicar para un puesto en Walmart y consiguió una plaza.

Arturo Ramírez, coordinador de asuntos corporativos de Walmart, explicó que desde que implementaron un programa de integración, a la fecha cuentan con 52 asociados con alguna discapacidad física, pero que son las personas más entregadas en su trabajo.

“Actualmente contamos con 52 asociados ubicados en distintas tiendas a nivel nacional. Esto ha tenido una gran recepción de nuestros clientes y nos motivan a que sigamos integrando a todas las personas”, destaca Ramírez.

 

Sorprendidos

Sarahí y Julio fueron los primeros clientes de Carlos en su turno del jueves. Al principio se sorprendieron, pero luego se sintieron muy agradecidos por la manera en la que el muchacho los atendió.

“Vemos que es una buena acción, es muy alegre y bonito ser atendido por alguien así. No notamos una gran diferencia en la atención, más bien fue muy amable con nosotros”, comentó la pareja.

Inspiración

Carlos espera ser un ejemplo de superación y espera que más personas como él puedan ser reclutados y demostrar que no existen barreras para salir adelante.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

*Se contó con el apoyo de la Asociación Educativa para el Sordo para la interpretación de Carlos Villalta.

18 de enero de 2019, 06:01

Comentar
cerrar