• Arte

Patricio Sturlese está en Guatemala para presentar su novela

  • Por Selene Mejía
21 de julio de 2019, 04:07
Patricio Sturlese presenta "El jardín de los Ciervos" en Guatemala con motivo de Filgua 2019. (Foto: Selene Mejía/Soy502)

Patricio Sturlese presenta "El jardín de los Ciervos" en Guatemala con motivo de Filgua 2019. (Foto: Selene Mejía/Soy502)

El argentino Patricio Sturlese combinó su pasión por la naturaleza como jardinero por la pluma. 

Sus años como estudiante de teología y su curiosidad por lo desconocido desde niño lo llevaron a ser uno de los escritores del género gótico y sacrothriller "best seller" de la región. 

Patricio Sturlese comparte con los fanáticos guatemaltecos en Filgua 2019. (Foto: Selene Mejía/Soy502)
Patricio Sturlese comparte con los fanáticos guatemaltecos en Filgua 2019. (Foto: Selene Mejía/Soy502)

Sturlese está en Guatemala para hablar de su reciente entrega, "El jardín de los ciervos", una historia que transporta al lector a la Francia de 1700. 

Soy502 conversó con el narrador para que contara un poco de su trabajo. 

¿Por qué se interesa en La Divina Comedia para la trama de El Jardín de los Ciervos?

Porque más que un clásico es el segundo libro más leído luego de la Biblia. Todo comienza con la dimensión que rodea a La Divina Comedia: el infierno, el pulgatorio, el paraíso; y es el infierno precisamente el que tiene que ver con mi ultimo libro, esos nueve anillos tienen que ver con un tipo de elogio de ser de esta secta masónica en la Francia del tiempo de la revolución, que vincula a los poderosos, la nobleza, la reina de Francia y un cazador de "falsos" es decir un hombre de letras que tiene que validar la autenticidad de los libros que en eses entonces eran carísimos, que valdrían lo que hoy vale un auto de lujo. 

En el negocio de los libros de la época había gente que certificaba la autenticidad de los textos para no ser engañados y este hombre precisamente va a un castillo en medio del bosque a valuar esta pieza y de pronto se encuentra con cosas que no puede comprender su entorno y lamentablemente no te puedeo decir más, solo que es una novela de misterio terror y suspenso.

 

 

Sus textos han estado en la controversia en algunos países, ¿por qué? ¿cómo se interesa por temas controvertidos en torno a la religión?

La novela de época tiene que ver sobre las cosas que nos inspiran miedo y la verdad es que me gusta mucho el pulso de la novela de misterio, con El jardin de los ciervos, en su momento con El inquisidor, con La sexta via o con El umbral del bosque, siempre tuve un público apasionado y también un pequeño sector que se escandalizó el contenido de los libros, pero en ellos no pasan más cosas de las que pasan en la vida rea.  Solo muestro al lector un poquito de la otra cara de la moneda, en el caso de El jardin de los ciervos se habla de las prácticas libertinas que se daban en los palacios como citas a escondidas donde participaba parte de la gente de "doble moral", que de día se mostraba de una manera y en secreto se portaban de otra. Me parece que este es un género donde me siento bien, me siento cómodo y me gusta narrar, por supuesto sin afán de moletar a nadie, la cuestión es que cuando uno narra sobre temas religiosos y de índole moral sí se hieren suseptibilidades. 

¿Ud estudió teología? Sí, con jesuitas

¿Cómo es que desde niño le interesa la teología?

Tiene que ver con ir detrás de las pistas de algo que en definitiva es un misterio. 

¿Eso quiere decir que de niño le gustaba indagar, investigar?

Sí, me gustaba jugar al gato y al ratón con la historia y las creencias, la novela gótica y la religión son muy parecidas en su estructura porque las dos van detrás de algo que no se puede comprobar y se tiene que creer y muchas veces nos asusta: ¿qué es la muerte?, ¿cuál es la respuesta desde la religión hacia la muerte? y ¿cuál es la respuesta desde la literatura hacia la muerte?, en esas cosas yo encuentro la respuesta en el género de la novela gótica y a veces escribo sobre asuntos religiosos, ahora toca una novela "palaciega" (de la corteo de los habitantes que viven en palacios) con escenas escabrosas y también me ha tocaro escribir sobre vampiros, es así la libertad que tengo yo para escribir. 

Patricio Sturlese visitó Guatemala. (Foto: Selene Mejía/Soy502)
Patricio Sturlese visitó Guatemala. (Foto: Selene Mejía/Soy502)

¿Cree que la naturaleza también tiene mucho que ver con los misterios más ud que fue jardinero? ¿cómo enlaza a la naturaleza a sus historias? 

Soy una persona muy apegada a la vida natural, de hecho tengo planta en mi casa y me gusta cuidarlas, trabajé muchos años como jardinero.

¿Cuál es su planta favorita?

Me gusta mucho el "Arce Palmatum" que es japonés, un arce chiquitito que en invierno pone sus hojas color carmín y después las deja caer, como que en la muerte de esa hoja libera todo su esplendor, me gusta muchísimo ese arbolito, tengo uno en casa.

Acerca de la naturaleza sí, de hecho hay un estudio dentro de la teología que se llama “Teología natural” que trata de validar la existencia de Dios a través de la naturaleza, es un ejercicio muy importante porque muchos nos preguntamos ¿para qué  qué existe este árbol?, ¿para qué esta el mosquito en el mundo?, ¿para qué existe el perro?, ¿para qué las montañas, la nieve?, todas estas cosas tienen en definitiva una sincronía. Las estaciones, todo nos hace pensar que hay un motor en marcha que es perfecto y nosotros somos espectadores de algo más grande, algo que nosotros no inventamos. 

Es muy difícil crear inteligencia artifical que emule quizá la intelignecia de un animal, no tenemos ni idea de muchas cosas, somos parte de un sistema y en un momento somos espectadores y eso desde la teología, desde la filosofía y también desde los libros se puede escribir mucho de esto. 

El árbol Arce (Acer Plantatum) es el favorito del escritor argentino quien se dedicó a la jardinería. (Foto: Planeta Huerto)
El árbol Arce (Acer Plantatum) es el favorito del escritor argentino quien se dedicó a la jardinería. (Foto: Planeta Huerto)

¿A qué cree que se debe la pasión del hombre por buscar lo que no entiende, de lo que no se ve?

Porque es divertido. Cuando éramos chicos quizá no queríamos ver la película de terror y nos tapábamos los ojos pero espiábamos un poquito, ¿porque qué queríamos ver?, por curiosidad. Nos da cierto placer en aquello que no conocemos, de adultos podemos creer que tenemos las cosas solucionadas, que tenemos que entender más cosas pero nos seguimos sorprendiendo por las mismas tonterías que cuando éramos chicos, me parece que en eso, en lo que aún no sabemos cómo definir está nuestra curiosidad. ¿Qué va a pasar cuando nos morimos?, sigue existiendo un terreno fértil para la imaginación y para plantearse historias. 

¿Si yo no he leído nada de patricio y comiendo por el jardin de los sciervos qué voy a encontrar de patricio?

Vas a encontrar el libro más largo (risas), el más palaciego, el que está lleno de vueltas, intriga, conspiraciones y seguramente vas armarte un viaje a un lugar y a un espacio en el tiempo, hoy en día quiza nos da mucha curiosidad el saber lo que ocurría en los palacios en ese entonces. Podés empezar por El jardin de los ciervos y luego cada libro mío tiene un impronta diferente, este es un viaje a una sociedad oculta. 

este es uno de los más vendidos en la Filgua. (Foto: Selene Mejía/Soy502)
este es uno de los más vendidos en la Filgua. (Foto: Selene Mejía/Soy502)

Cuando preguntamos al escritor acerca del consejo que daría a quienes desean buscar su camino a lo que les apasiona como le ocurrió a él, Sturlese comentó: 

Es muy difícil tomar decisiones cuando estamos apurados por la vida, la coyuntura o los contextos pero por otro lado la vida pasa tan rápido que cuando uno es joven no dimensiona el tiempo, éste pasa rápido y hay que aprovecharlo y si uno está en un lugar donde no se siente cómodo y tiene miedo de dar el salto, yo le aconsejo que lo intente y que no tenga miedo de caer y golpearse, que tenga miedo de que el tiempo le pase, que la vida le pase y en algún momento llegue a decir: quemé mi tiempo en algo que no me hacía feliz, ¡eso sí es espantoso!

 

Comentar
cerrar