• Tecnología

Máquina futurista puede reparar la pantalla de cualquier teléfono

  • Por Soy502
26 de febrero de 2019, 16:02
Este sistema sirve para separar el vidrio roto de la pantalla de cualquier teléfono sin dañar el panel AMOLED (Foto: YouTube)

Este sistema sirve para separar el vidrio roto de la pantalla de cualquier teléfono sin dañar el panel AMOLED (Foto: YouTube)

Este sistema para reparar teléfonos fue creado por una pareja de emprendedores que está tratando de vender en el pabellón 7 del Mobile World Congress. Se llama gTool DRS, lo comercializa la compañía alemana Black Rock Mobile y sirve para separar el vidrio roto de la pantalla de cualquier teléfono sin dañar el panel AMOLED. 

Esta máquina, del tamaño de una papelera, congela la pantalla de vidrio para separarla del teléfono. Se trata de un motor Stirling basado en helio que alcanza temperaturas criogénicas de -180 ºC y consume apenas 120W, más o menos la potencia de un ordenador.

Según Gioffre, el sistema tarda unos tres minutos en despegar el panel de vidrio de un Samsung y unos 8 minutos en separar el de un iPhone. En algunos teléfonos, el panel sale solo, y a otros hay que ayudarlos con una herramienta similar a una espátula. Por lo demás, la máquina es autónoma y no necesita mantenimiento; el gas se rellena con un compresor externo.

Las dos máquinas

En la demo quedó un poco de pegamento (adhesivo óptico) sobre el LCD del iPhone que se estaba reparando y hubo que limpiarlo con una gamuza y un líquido especial. “Normalmente, esto se hace en un entorno cerrado sin partículas de polvo”, explicó Gioffre mientras limpiaba el panel.

Para pegar el nuevo cristal al panel se utiliza una segunda máquina conocida como laminador que combina vacío, calor y presión para fijar el conjunto de la pantalla. La máquina básicamente presiona el vidrio sobre el panel original para pegarlo.

Una app conectada al sistema controla la presión y el tiempo adecuado para cada modelo específico de teléfono. El laminador tarda de 8 a 10 minutos en completar el proceso.

El sistema, compuesto por las dos máquinas y el compresor, cuesta unos 10 mil euros. Black Rock asegura que lo vende a coste, ya que su modelo de negocio es distribuir las piezas de los teléfonos rotos a las compañías reparadoras de pantallas. Cada panel de vidrio cuesta unos 10 euros y si no se usan los específicos de la marca, la máquina se bloquea a distancia.

*Con información de Gizmodo

Comentar
cerrar