Propuestas de Candidatos Presidenciables
  • Ciencia

Los macabros trofeos que podrían explicar el declive de los mayas

  • Por Soy502
19 de junio de 2019, 16:06
La investigación arroja datos macabros de la civilización que habitó en Mesoamérica. Este es un fragmento del cráneo trofeo de Pacbitun. (Foto: Christophe Helme/Jesse Pruitt) 

La investigación arroja datos macabros de la civilización que habitó en Mesoamérica. Este es un fragmento del cráneo trofeo de Pacbitun. (Foto: Christophe Helme/Jesse Pruitt) 

Dos cráneos trofeo descubiertos por un equipo de arqueólogos en la selva de Belice pueden ayudar a arrojar luz sobre el misterioso hundimiento de la poderosa civilización maya del período clásico.

Las calaveras descarnadas y pintadas, que se usaban como colgantes para llevar al cuello, fueron enterradas hace más de 1 mil años en la ciudad maya de Pacbitun junto con un guerrero. Al parecer, se trata de espantosos símbolos de poderío militar, trofeos de guerra elaborados a partir de las cabezas de los enemigos vencidos.

Ambas guardan similitud con las representaciones de cráneos trofeo que lucen los soldados victoriosos en los petroglifos y los recipientes cerámicos pintados de otros yacimientos mayas.

Los orificios practicados en ellas probablemente servían para sujetar plumas, tiras de cuero o las dos cosas. Otros se utilizaban para mantener las mandíbulas en su sitio y colgar el cráneo del cuello del guerrero. La parte posterior se había serrado para que la calavera quedase plana sobre el pecho de su portador.

Uno de los hallazgos está decorado con pequeñas manchas de pintura roja y con glifos tallados entre los que figura lo que Christophe Helmke, experto en escritura maya, cree que constituye el primer ejemplo conocido del término "cráneo trofeo" en la lengua de esta civilización.

Fragmentos del cráneo trofeo de Pakal Na, encontrado en el sur junto a un guerrero del norte. (Patricia A. McAnany)
Fragmentos del cráneo trofeo de Pakal Na, encontrado en el sur junto a un guerrero del norte. (Patricia A. McAnany)

El imperio maya se desarrolló de una punta a otra de Centroamérica y sus principales ciudades aparecieron entre el 750 y el 550  antes de Cristo; sin embargo, en el siglo VIII después de Cristo la población abandonó los grandes centros urbanos de todo el territorio, empezando por las tierras bajas de Guatemala, Belice y Honduras.

“A los arqueólogos nos fascina el misterio de lo que llamamos ‘la caída’ del que fuera un poderoso imperio”, explica Gabriel D. Wrobel, profesor asociado de Antropología de la Universidad del Estado de Michigan y quien lidera la investigación.

Los primeros estudios se centraron en identificar una única causa del hundimiento.

Otro fragmento del cráneo trofeo de Pacbitun. (Shawn Morton)
Otro fragmento del cráneo trofeo de Pacbitun. (Shawn Morton)

“Está claro que la violencia y la guerra contribuyeron al fin de varias ciudades de las tierras bajas meridionales, como demuestran las fortificaciones construidas precipitadamente identificadas mediante prospección aérea con tecnología Lidar en varios yacimientos”, agrega el investigador.

Junto con una lista cada vez más larga de hallazgos aislados de otros asentamientos de Belice, Honduras y México, los cráneos trofeo proporcionan una interesante prueba de que el conflicto pudo ser de carácter civil y enfrentar a los poderes emergentes del norte con las dinastías tradicionales del sur.

“A los arqueólogos no solo nos interesa determinar el ritmo del colapso y los factores sociales y ambientales relacionados con él, que varían de una región a otra. También intentamos averiguar cómo respondieron las comunidades concretas y sus líderes a las combinaciones de elementos de presión específicas a las que se enfrentaron”, agrega Wrobel.

Un grabado de la ciudad maya de Yaxchilán representa al jefe local obligando a un prisionero en actitud de sumisión a besar el escudo de su captor. En la parte baja de la espalda, el rey victorioso lleva un cráneo trofeo. (Ian Graham)
Un grabado de la ciudad maya de Yaxchilán representa al jefe local obligando a un prisionero en actitud de sumisión a besar el escudo de su captor. En la parte baja de la espalda, el rey victorioso lleva un cráneo trofeo. (Ian Graham)

Si bien los datos de un puñado de cráneos trofeo no demuestran de manera concluyente que los guerreros del norte invadiesen las tierras bajas del sur, como mínimo apuntan al papel de la violencia y, posiblemente, la guerra como uno de los factores que contribuyeron al fin del orden político establecido en Belice central.

Estos macabros objetos añaden un interesante elemento a la oleada de acontecimientos que desembocaron en el final de la cultura más rica, sofisticada y científicamente avanzada de su época.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

*Tomado de El País

Comentar
cerrar