03/12/2020

  • Historias502

Guatemaltecos que piden asilo en EEUU se encuentran en el limbo

  • Con información de Mother Jones.
26 de octubre de 2020, 15:10
Un reportaje narra cómo el gobierno de Trump tomó un sistema rotó y lo transformó en una máquina de crueldad. (Foto: AFP) 

Un reportaje narra cómo el gobierno de Trump tomó un sistema rotó y lo transformó en una máquina de crueldad. (Foto: AFP) 

Gaspar Cobo Corio y Francisco Chávez Raymundo son sólo algunos de los migrantes guatemaltecos y de toda Centroamérica, que acosados por el sistema de corrupción guatemalteco, solicitan asilo en Estados Unidos y se encuentran varados en México en busca de respuestas. 

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella

El sitio de investigación Mother Jones, contó la historia de dos guatemaltecos, que huyeron del país en busca de asilo político, pero su búsqueda por protección se ha convertido en una larga espera en la frontera con México, de la que se aferran incansablemente. 

"Te estamos mirando", "Ni siquiera te diste cuenta de que te estaba siguiendo, esto no fue solo hoy, siempre lo he estado haciendo, te he estado siguiendo", les dijo un hombre que le pasó el brazo en el cuello a uno de ellos por su labor como activista en busca de justicia por el genocidio en Guatemala.  

Gaspar ya había sido amenazado, pero esta vez fue justo después de una reunión que organizó junto a Francisco, un activista maya de derechos humanos. 

A estos acontecimientos se unieron a llamadas telefónicas y mensajes de texto de acoso, incluso, una serie de asaltos que iniciaron desde que comenzaron a desafiar la cultura de impunidad en Guatemala. 

Durante años ambos ayudaron a un compatriota maya ixil a testificar contra Efraín Ríos Montt, presidente que fue llevado a los tribunales por cargos de genocidio. 

Gaspar y Francisco se dedicaron a ayudar a los posibles testigos con alojamiento, comida y seguridad. 

"Les hemos advertido muchas veces, vamos a dejarles claro que esta es su última oportunidad", le dijeron a Gaspar, además de decirle que sabían dónde vivía su familia y amigos y que los estaban monitoreando. 

Decidieron irse del país

Tras permanecer ocultos, tomaron la dura decisión de irse de Guatemala y buscaron a un coyote, se despidieron de sus familiares y se fueron al norte. 

Junto a un grupo indígena que fue blanco de la guerra civil y de amenazas de muerte por su trabajo como activistas, buscaron asilo, pero justo en medio, inició el ataque sin precedentes de la administración Trump al sistema de asilo. 

Los agentes de la Patrulla Fronteriza limitaron la cantidad de solicitudes, incluso enviaron a los solicitantes de asilo a México para esperar ahí su día en la corte, entre ellos ambos guatemaltecos. 

La administración estadounidense también puso en vigor la prohibición de asilo y muchos empezaron a ser deportados a Guatemala, El Salvador y Honduras, para que comenzaran una nueva vida, ahí, de donde muchos escapan.

Gaspar y Francisco esperaban el momento de su cita en Ciudad Juárez, cuando llegó el Covid-19, que brindó a Trump la oportunidad de cerrar fronteras para todos, aunque ya había previsto el cierre desde abril de 2019. 

"No puedo soportarlo más, ya sea asilo, ya sea lo que quieras, es inmigración ilegal, no podemos tenerte más, nuestro país está lleno así que date la vuelta", dijo Trump. 

En muchas apariciones, el presidente de Estados Unidos argumentó que la mayoría de personas del llamado Triángulo Norte de América Central eran estafadores y matones. 

Como otros políticos estadounidenses, el senador de Oregon, Jeff Merkley afirmó: El presidente Trump ha llevado a Estados Unidos a un lugar oscuro, profundamente arraigado en el racismo, en una estrategia basada en dividir Estados Unidos en grupos y enfrentarlos, le está haciendo un gran daño a nuestra alma", afirmó. 

La propuesta de Biden

El Plan de Biden tiene 22 páginas donde propone revertir las acciones ejecutivas de Trump sobre inmigración y abordar las causas fundamentales que llevan a la gente a salir de Centroamérica, atacando la corrupción y fortaleciendo a la sociedad civil de la región. Además, propone crear un camino hacia la ciudadanía para los casi 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en EEUU. 

Sin embargo, el proceso para tratar con los solicitantes de asilo y refugiados siempre ha estado cargado de xenofobia, racismo y el insensible razonamiento geopolítico.

Historias como las de Gaspar se repiten una y otra vez en orden y de forma similar. “El sistema quiere ver, no solo miedo, sino narrativa”, escribe el periodista John Washington en su nuevo libro The Dispossessed.

Al sellar el país por completo, la administración Trump le ha dicho al mundo que quiere que todos los demás simplemente se callen y lo dejen en paz. 

En los años 80, debido al conflicto armado interno en Guatemala, en 1983, 150 mil personas terminaron como refugiados en México.

En Paradise in Ashes, la antropóloga Beatriz Manz cita un memorando del Departamento de Estado de 1982 que señaló que los refugiados "expresaron fuertes sentimientos contra el gobierno y afirmaron estar huyendo del ejército".

Sin embargo, el Departamento de Estado informó al Congreso que “en la mayoría de los casos” de violencia, eran los perpetradores conocidos, los insurgentes —no el ejército guatemalteco patrocinado por Estados Unidos— eran los culpables de los ataques contra los guatemaltecos indígenas.

Esta fue una ofuscación de enorme trascendencia, que encajaba con la afirmación del presidente Reagan de que Ríos Montt estaba "recibiendo una mala reputación sobre los derechos humanos".

En El Salvador, donde Reagan también estaba ayudando a armar y entrenar al ejército contra los rebeldes de izquierda, la situación era igualmente terrible.

El franco arzobispo Óscar Romero fue asesinado en marzo de 1980; cuatro monjas estadounidenses fueron violadas y asesinadas por miembros de la Guardia Nacional salvadoreña más tarde ese año; y la masacre de El Mozote, en la que al menos 700 civiles fueron masacrados por los militares, tuvo lugar en diciembre de 1981.

Para la primavera de 1981, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados había declarado que todos los salvadoreños que huyeron deberían ser considerados refugiados

Décadas después, Gaspar se involucraba en una organización ambiental, y Francisco trabajaba para ayudar a los sobrevivientes mayas ixil a contar sus historias.

Eso significaba involucrarse en la campaña para llevar a Ríos Montt ante la justicia. Después de que terminó su mandato presidencial, Ríos Montt había pasado a servir en el Congreso durante casi 30 años y, tan pronto como se retiró en 2012 y perdió la inmunidad que venía con su cargo, fue acusado de genocidio y crímenes de lesa humanidad.

Francisco fue uno de los 98 mayas ixiles que testificaron contra el expresidente y el más joven de los testigos en subir al estrado.

“Pido que nunca vuelva a suceder”, dijo a la corte. "Aquí estoy, mis pies apuntando hacia adelante, en lucha". 

Después de varios arranques y paradas dramáticos, el juicio terminó en mayo de 2013. Ríos Montt, entonces de 86 años, fue declarado culpable y sentenciado a 80 años de prisión.

La victoria duró poco. La decisión fue apelada de inmediato ante el tribunal más alto de Guatemala, y en los días previos al veredicto final, el abogado de Ríos Montt dijo que 45.000 de los partidarios del general, ex miembros de las patrullas de defensa civil, "paralizarían" el país si el fallo se mantenía.

Se llamaron amenazas de bomba a las oficinas gubernamentales y al Tribunal Constitucional, que 10 días después de la condena de Ríos Montt, anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio parcial. El caso continuaría hasta que murió de un infarto en 2018.

Mientras esto ocurría Donald Trump, quien no perdió el tiempo en decirle a una audiencia conservadora en la Cumbre de la Libertad de New Hampshire en abril de 2014: "Construiría una valla fronteriza como nunca antes se ha visto". El próximo junio, anunció su candidatura presidencial después de descender las escaleras mecánicas doradas de la Torre Trump, diciendo infamemente que México no estaba "enviando a sus mejores personas.

"Están trayendo drogas. están trayendo crimen. Son violadores ".

Sin embargo, también dijo algo menos controvertido que resumía cómo su administración trataría a los centroamericanos que buscan asilo: "Estados Unidos se ha convertido en un vertedero para los problemas de todos los demás".

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Trump montó su intolerancia hasta en la Casa Blanca, acumulando partidarios como el senador de Alabama Jeff Sessions y su obsesionado asistente, Stephen Miller, que había pasado los años anteriores acabando con la reforma migratoria integral en el Senado.

Sus puntos de vista fueron moldeados y amplificados por grupos de expertos anti-inmigración como el Centro de Estudios de Inmigración, que, en abril de 2016, produjo una lista de deseos de 79 medidas para restringir la inmigración que el próximo presidente podría tomar sin la aprobación del Congreso.

Incluía secciones sobre beneficios de inmigración, inmigración ilegal y, como era de esperar, asilados y refugiados.

No pasaría mucho tiempo antes de que Trump, Sessions, Miller y el gurú de la campaña Steve Bannon pusieran la lista en práctica.

Para conocer la historia ingresa aquí.

  • ADEMÁS:

Comentar
cerrar