• Voces

La forma inteligente de comprar y vender joyas

  • Por Daniel Herbruger
17 de septiembre de 2018, 17:09
Comprar un anillo de compromiso es un gasto muy alto. Hazlo con cuidado (Foto: Servicios)

Comprar un anillo de compromiso es un gasto muy alto. Hazlo con cuidado (Foto: Servicios)

Ya sea que te vas a comprometer, consentir o salir de una emergencia, las joyas, junto con los bienes raíces y vehículos, son una de las compras más costosas que hacemos pero que menos entendemos. 

Para ayudarnos entender un poco más, el orfebre (joyero artesano) Francisco Aguilar, fundador de Auguri Orfebrería en Ciudad de Guatemala me compartió lecciones muy valiosas para cual sea que el uso que le vas a dar a las joyas.  

1. Decide qué quieres y cuánto puedes gastar

Según Francisco, el precio es donde las personas más meten la pata ya que con frecuencia se dejan llevar por la joya que se ve más grande y brillante versus algo bien hecho y con mejor aguante. 

Para que no te pase, recomienda que primero debes determinar si quieres mejor calidad a buen precio o mayor tamaño a menor precio. Saber cuánto estás dispuesto a gastar en una joya te ayuda a delimitar tus preferencias no negociables. 

Hay quienes prefieren que la pieza tenga más oro, otros que tenga piedras naturales certificadas y hay quienes están bien con tener piedras hechas en laboratorios. Así como con los colores, en joyas hay para todos los gustos y presupuestos. 


Asegúrate de ver que las soldaduras estén impecables, que los cortes para doblar los pines tengan suficiente metal para aguantar la presión y siente el peso para confirmar que sea el adecuado de acuerdo con el volumen. Hay piezas que no pesan nada y que incluso si las aprietas duro se ponen ovaladas aunque se ven igual de bonitas que las hechas para toda la vida. El bajo peso tiende a ser una mala señal…

Para los futuros recién casados Aguilar asegura: “¡No necesitas una piedrota para hacer feliz a tu esposa! Te podes comprometer con un anillo de una rama en el jardín..”

2. Determina la pureza 

El oro tiene varios niveles de pureza: el más alto es de 24 quilates y el más común, 14 o 18 quilates. El de 18 tiene un 75% de oro puro, mezclado con otros metales como plata o cobre. El de 14 tiene más o menos un 58% de oro puro y el resto es mezcla.  

Para confirmar la pureza del metal de tus piezas, haz la “prueba del imán”: si la pieza se adhiere al imán, ¡no es oro ni plata!

En el caso de las piedras es un poco más complicado porque según este orfebre, aparte de pruebas con ácidos, incluso a un experto le cuesta notar la diferencia y por ello consigue un certificado validado por instituciones serias como la GIA (Gemological Institute of America) o por una joyería de prestigio.


Cabe mencionar que dependiendo del valor y tipo de piedra, muchas veces no conviene sacar un certificado ya que puede ser costoso y por ello la confianza en tu proveedor es tan importante como la confianza en tu banco.

3. Dales mantenimiento 

Con las joyas que tengas o adquieras, es importante darles mantenimiento, idealmente una vez al año ya que los pines se aflojan, poniendo en riesgo la piedra y el oro se desgasta, perdiendo un poco con cada raspón. Esto explica por qué las cadenas viejas a veces se rompen y es  porque los eslabones están desgastados.  

En una sesión de mantenimiento te aprietan todo y si en caso es oro blanco le pueden dar un baño de rodio para restaurar su aspecto de nuevo. 

El costo de este mantenimiento es muy por debajo del valor de tus piezas preciadas y un servicio que pueden darte en joyerías o con personas como Francisco de Auguri Orfebrería. 

4. Si las tienes que vender o empeñar 

Tienes que saber que entre más prisa por vender tus piezas menos te van a dar, especialmente si el precio del oro mundial está bajo en ese día. 

Por ello, haz la decisión con calma y busca un par de valuaciones de profesionales y diferentes compradores. Comienza con amigos y familiares que puedan estar interesados y deja las casas de empeño y joyerías como ultima opción ya que tienden a pagar menos.  

Recuerda que las piedras se devalúan (a menos que sea un diamante exclusivo y de buen tamaño) y generalmente solo el oro se aprecia. 

Antes de buscar ofertas para tus piezas, asegurarte de investigar el precio del oro mundial ese día para tener un punto de referencia a la luz del peso de tus piezas. 

Más de Daniel Herbruger:

Comentar
cerrar