• Ciencia

¿Vives con pereza? Según la ciencia, tus ancestros tienen que ver

  • Por Soy502
22 de agosto de 2019, 01:08
Tus ancestros podrían ser un poco responsables de tu falta de motivación (Foto: Shutterstock)

Tus ancestros podrían ser un poco responsables de tu falta de motivación (Foto: Shutterstock)

¿Prefieres sentarte frente al televisor en lugar de sudar en el gimnasio? tus ancestros podrían ser (un poco) responsables de tu falta de motivación. 

Para explicar esta lucha que tiene lugar entre la vida activa y la sedentaria se han desarrollado teorías científicas como los modelos de procesos dobles.

En estos modelos, los mecanismos explican cómo el comportamiento se divide en dos categorías: los mecanismos racionales, gestionados por el sistema reflexivo, y los emocionales, regidos por el sistema impulsivo.

Este último sistema organiza la parte automática e instintiva de los comportamientos. Puede facilitar o, al contrario, impedir al sistema reflexivo que ponga en práctica las intenciones.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Los resultados

El segundo supuesto se ilustra claramente con un estudio cuya finalidad fue comprender la eficacia de los mensajes que fomentan la actividad física. Dicho de otro modo, se intentó determinar si la reflexión puede vencer a nuestros impulsos cuando se trata de motivarse para ser más activos físicamente.

En primer lugar, los participantes asistieron a una presentación en la que se exponían recomendaciones en cuanto a actividades físicas saludables (30 minutos de ejercicio diario, divididos en secuencias de 10 minutos como mínimo, la mayoría de los días de la semana). Para medir su tendencia impulsiva a acercarse a los comportamientos sedentarios, a continuación, llevaron a cabo una tarea experimental: el juego del maniquí.

via GIPHY

Dicha tarea consiste en mover un avatar en una pantalla de ordenador mediante el teclado. En una de las partes del experimento, el participante tiene que acercar el avatar lo más rápido posible a imágenes que representen una actividad física (correr, montar en bicicleta, natación) y alejarlo de imágenes que representen una actividad sedentaria (televisión, hamaca, escalera mecánica).

En otra parte, se realiza lo contrario: el avatar debe acercarse a las imágenes que evocan sedentarismo y alejarse de las imágenes que representen ejercicio. Cuanto más rápido se acerque el participante a imágenes sedentarias en lugar de alejarse de ellas, se considera que su tendencia impulsiva hacia el sedentarismo es más fuerte.

Después de esta tarea, se les entregó a los participantes un acelerómetro para registrar su actividad física diaria y se marcharon a sus casas. Una semana después, se recogieron los resultados y se comentaron.

via GIPHY

Dichos resultados revelan que los mensajes sobre salud bien formulados pueden ser eficaces para suscitar una intención. Efectivamente, los participantes que recibieron el mensaje que fomentaba la actividad física tuvieron una intención más fuerte de practicar ejercicio que aquellos que recibieron el mensaje que promovía una alimentación sana.

Pero la intención de hacer ejercicio físico no significa realmente que se realice y no todos los participantes lograron convertir la intención en comportamiento.

¿Y qué tienen que ver tus ancestros?

Aunque el sedentarismo parezca una paradójica actual, es importante considerar el punto evolutivo. Antes era difícil acceder a los alimentos y esta tendencia a reducir al mínimo los esfuerzos podría explicar la pandemia de la falta de actividad física ahora. 

Los genes que permiten sobrevivir a los individuos son más susceptibles de estar presentes en las siguientes generaciones. Por lo tanto, al igual que nuestros ancestros, la mayoría no practica actividades física porque no lo ven atractivo. Para fomentar el movimiento es necesario reestructurar el entorno y superar la atracción sedentaria que está muy ligada al cerebro.

*Con información de Infobae

Comentar
cerrar