Propuestas de Candidatos Presidenciables
  • Comunidad

"Aquí no hay nada": la historia de un migrante guatemalteco

  • Curado por Soy502
15 de mayo de 2019, 11:05
El guatemalteco abandonó a su familia en busca de un futuro mejor. (Foto: The New York Times) 

El guatemalteco abandonó a su familia en busca de un futuro mejor. (Foto: The New York Times) 

Rigoberto Pablo se quedó sin esperanzas. En Guatemala no había trabajo, educación para sus hijos. No había comida y ni las plantas de café florecían. "No había nada" que le diera motivos para quedarse, explica el guatemalteco a un periodista que llevó esta desgarradora historia al The New York Times

A finales de 2018 Rigoberto cruzó la frontera de México y llegó a Estados Unidos donde se entregó a la patrulla fronteriza. "Es un hombre tímido con una sonrisa gentil", narra el comunicador.  Mientras lo observa sentado en una casa ubicada en una pequeña localidad de Nuevo México. 

"Sentado en un sillón mira con atención el monitor eléctrico que los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU., (ICE, por sus siglas en inglés) le colocaron en el tobillo cuando lo liberaron", explica el comunicador Roger Cohen. 

  • MIRA: 

Rigoberto, de 37 años, se encuentra en Estados Unidos con su hijo, Alex, quien tiene 14. Ahora, el joven estudia mientras su padre busca trabajo, ya que "me tienen monitoreado, no puedo hacer mucho", narra el guatemalteco. 

El guatemalteco es parte de las más de 160 mil personas que han cruzado la frontera desde Guatemala entre octubre de 2018 y marzo de este año, según el New York Times. Desde que el presidente de aquel país decidió ceder a la política de cero tolerancia, los flujos migratorios han aumentado.

Dura travesía 

Rigoberto cuenta al periodista el infierno que vivieron para llegar a Estados Unidos. El miedo y hambre en su trayecto de una semana para atravesar el país. "Nos dieron arroz, frijoles una vez al día, seguíamos las instrucciones de los coyotes y a los contrabandistas a quienes pagamos 5 mil dólares. Nos endeudamos", cuenta.

El guatemalteco no tiene idea de lo que pasará ahora ya que al llegar a Estados Unidos se entregaron a la patrulla fronteriza. Ellos ahora viven en México y recuerda a su esposa y otros tres hijos que están en una aldea lejana de Huehuetenango. 

El migrante guatemalteco ahora vive en México a espera de respuestas. (Foto: The New York Times)
El migrante guatemalteco ahora vive en México a espera de respuestas. (Foto: The New York Times)

Cohen viajó a Guatemala para conocer la comunidad desde donde Rogelio partió. "Decidí viajar a su pueblo, la aldea las Guacamayas, donde todo comenzó para observar de cerca que le impulsó viajar al norte", agrega. 

Son más de nueve horas de camino desde la ciudad de Guatemala hasta donde vivía Rigoberto. Al llegar el lugar, según el comunicador, todo está abandonado. 

La esposa del guatemalteco, Candelaria Sales García, vive en una casa humilde, de construcción de barro, lámina y ladrillos. Junto a ella tres hijos. Valdomero de 19, que no encuentra trabajo, Gabriela de 12 quien se sienta sin hacer nada ya que no tiene profesores en su escuela, y el más joven de 8 tiene una infección en la boca que no ha podido ser tratada. 

La esposa del guatemalteco vive en malas condiciones. (Foto: The New York TImes)
La esposa del guatemalteco vive en malas condiciones. (Foto: The New York TImes)

"No le dije nada a mi esposo de que me dejara sola, pero aquí no hay nada que hacer", describe Candelaria. 

Según Cohen, lo que más escuchó en su viaje al pueblo de Rigoberto fue la palabra "nada".  "Aquí no hay nada, nada del gobierno, nada que hacer, nada de agua, de educación". 

Valdomero sobrevive trabajando como ayudante de albañil y gana unos 40 quetzales diarios. 

* Con datos de The York New Times 

Comentar
cerrar